Buenos Aires

14 de Febrero del año 2017 - 1460




LA "TORMENTA PERFECTA"



Hay un film que se llama "La tormenta perfecta" cuyo argumento está perfectamente definido por el título. Se trata de un pequeño barco pesquero que se aleja excesivamente de su puerto habitual buscando buena captura y se encuentra en medio de una tormenta que termina hundiéndolo en medio de olas gigantescas. Los amigos, desde el puerto, intentan avisarle por radio que confluyen hacia su posición varias fuerzas que, combinadas, producirán la "tormenta perfecta" de la cual no tendrá escapatoria. Corrientes fortísimas, vientos huracanados, olas monstruosas, cambios de la presión atmosférica y otras circunstancias que le harán imposible al capitán capear semejante confluencia de factores adversos, por buen marino que él fuera, y lo era. Para colmo, una de las primeras desgracias que ocurren es que se rompe la antena de la radio y quedan incomunicados de manera que no llega a oír la advertencia de sus amigos.  El triste final es el naufragio del barco y la desaparición de todos los tripulantes.

Esta vista de cine que vi hace varios años me viene continuamente a la memoria cuando veo con angustia lo que está pasando en la argentina. Todo confluye para producir una tormenta perfecta moral, social y política, cada vez más cerca y cada vez más destructiva. Compruébelo por Ud. mismo, si quiere tomar en serio la situación. Le doy la lista parcial de los factores nefastos que se acumulan en nuestro horizonte.

1) Macri no gobierna. Su "estilo" presidencial carece totalmente de seriedad, delega el poder en sus ministros y parece haberles dado un sola instrucción: consigan engañar a todos, inventen buenas noticias, oculten las malas, no enfrenten a los agitadores, alíense con quienquiera que sea, peronistas (kirchneristas y de los otros) e izquierdistas, no intenten hacer Justicia y de esa manera, garanticen la victoria electoral de este año 2017. Todo lo que no responda a ese "plan maestro", debe ser postergado, negado y esquivado. Como una señal de su estilo "descontracturado", se han sacado todos la corbata y muchas veces el saco, y las reuniones de gabinete se hacen con vista al jardín de la quinta de Olivos de cuyos placeres goza Macri con avidez de "nuevo rico", que es lo que es, carente de todo señorío y sin ninguna intención de respetar a la población desamparada.  O sea, el barco se acerca a la tormenta perfecta sin timón y sin timonel.

2) La economía está en un receso enfermizo. La inflación persiste y ha sido agravada por el gobierno durante el 2016 mediante una emisión monetaria desenfrenada, un endeudamiento externo e interno fabuloso y un retraso cambiario que confisca la producción del campo, por más que hayan disminuido las retenciones sobre la exportación de soja y nos cierra los mercados del exterior (además de robarle sus ahorros a la gente común que no tiene otra manera de escapar a la inseguridad jurídica que ahorrando en dólares). Hoy, anuncia "La Nación", se produce el "mayor vencimiento de la deuda" de toda la historia del Banco Central: $235.768.000.000, un 28% de la base monetaria que es de $845.000.000.000. El total de la deuda es de $620.000.000.000, tomada por Macri durante el 2016 para financiar su desastrosa gestión y mantener la enorme máquina del Estado que, como un vampiro, succiona la sangre del cuerpo de la Nación. La emisión monetaria es del 48% anual ("La Nación", 14/2/2017, pag. 13) La tasa de interés de los "pases bancarios" (¿?) es del 24,75% anual, lo cual me hace pensar que la tasa activa para las empresas ha de ser mayor. No es de extrañar que a esas tasas sea casi impensable que una empresa se endeude para invertir. A gatas lo hará para mantenerse en vida, por poco tiempo.

Pero nada de esto es "del dominio público", o sea, del conocimiento del hombre común, porque el gobierno miente continuamente y usa un lenguaje tan optimista como engañador.

3) Lo que no puede ocultar es que aumenta las tarifas de los servicios públicos. Hace dos semanas anunció la de la electricidad con topes del 130%. Ayer fue la del gas, un 50%. Hace poco, las empresas de medicina prepaga y los colegios privados, también aumentaron. Todos los productos de la "canasta familiar" aumentan continuamente. No se puede ni siquiera preparar un listado de esos aumentos sin que quede desactualizado al poco tiempo. Todo esto es una provocación del gobierno, es un intento de apagar el incendio echando nafta al fuego.

4) A pesar de eso, el gobierno regala plata al que no trabaja, sin averiguar si eso es porque no puede o porque no quiere y se otorga a sí mismo, por medio de su padre Franco Macri, una quita de una deuda de varios cientos de millones de pesos. Y el PAMI, dirigido por el irresponsable Regazzoni, hace un meses anunció que no pagará los remedios de los viejos, cualquiera sea la gravedad de su enfermedad, si dan signos de tener "algo" que los haga presumir solventes.  Para saber eso, es inevitable que Regazzoni ponga en marcha una especie de Gestapo o de KGB que investigue a los jubilados. Sin embargo, no se privó de regalarle $35.000.000 al club Boca Juniors sin ninguna razón valedera.

5) Los sueldos han quedado atrasados por esta inflación galopante pero hasta ahora los sindicalistas, todos ellos sospechosos de enriquecimiento indebido y, por ende, de ser  sobornados, no han exigido con sus habituales extorsiones, los aumentos necesarios. Sin embargo, parece que esta "amnistía" de la que gozó Macri hasta ahora, se habría terminado. Las huelgas más infames han empezado a producirse. Por ejemplo, la de los médicos, que olvidados de su sagrado juramento de no dañar, se niegan a curar so pretexto de que están en huelga. Y los maestros, y los bancarios, y los metalúrgicos y quién sabe cuántos otros gremios están en "plan de lucha" y hasta cortan las autopistas perjudicando a los que viajan que no tienen relación alguna con sus reclamos.

¡Y ahora se anuncia una huelga general para el 8 de Marzo! Es bien sabido que una huelga general es esencialmente revolucionaria, pero eso no parece detener a los gremialistas. Es muy posible que esa sea la señal de otras huelgas generales o parciales pero destructivas, como la de los camioneros o petroleros que pueden detener el país.

6) A los piqueteros, el gobierno les concede lo inimaginable, como por ejemplo, un subsidio de $30.000.000.000 sin que ese sector claramente subversivo aporte absolutamente nada a la producción, sino por el contrario, es una causa de irritación, de inseguridad y de violencia impunes. Además, hizo dictar una ley que crea el Consejo de Economía Popular para que lo manejen ellos y creó una "Obra SociaL", también para ellos. A cambio de ese soborno infame, los piqueteros habían acordado con el gobierno una tregua que duró los primeros meses del verano. Ahora, acaban de anunciar que están desconformes con la demora del gobierno en hacer efectivos esos regalos y han amenazado "movilizarse con todo". Así se lo habrán dicho a la Ministro Stanley con la cual se encontraba hoy el "triunvirato piquetero" compuesto con la CCC (que quiere decir algo así como "clases combativas", o sea, dedicadas a la lucha de clases), Barrios de Pie y CTEP (que no sé lo que quiere decir, pero no ha de ser nada bueno). (Ver  "La Nación", 14/2/2017). O sea, amenazan con el caos sino se los soborna de inmediato. EL gobierno, desde luego, ni piensa en reprimirlos, como corresponde dado que cada vez que salen a cortar una calle o una ruta cometen cinco delitos en concurso real. O sea, renuncia a gobernar en beneficio de los delincuentes y desampara a los pacíficos habitantes acosados por las bandas piqueteras.

7) Todo el mundo político, con todo el poder en las manos, está monopolizado por políticos profesionales corruptos e ineptos, la "dirigencia" a la que así calificó Duhalde en memorables y sinceras declaraciones de Noviembre del 16/11/2000 (“La Nación”), y no hay alternativa porque los "buenos ciudadanos" han renunciado a su ciudadanía a cambio de no verse obligados a luchar por la Patria. Prefieren verse atenazados por el caos y la prepotencia que salir de su modorra cobarde y estúpida para apoyar a una persona de bien que quisiera presentarse a riesgo de su vida.  Todos los políticos, incluyendo a Macri, son inmorales, peronistas o izquierdistas.

8) El Poder Judicial, encabezado por el prevaricador Lorenzetti, es el mismo del kirchnerismo y Macri lo mantiene, por lo cual esa última garantía del Derecho ha desaparecido.

9) Las FFAA ya no existen, porque no se puede otorgar ese honroso título a esa oficialidad de las tres armas que acepta todo, inclusive la muerte en la cárcel injusta de sus camaradas, antes que cumplir con su juramento de defender la Patria y la Constitución. ¿Qué falta para que nuestro Ejército sea como el venezolano, firme sostén de una tiranía marxista?

10) Hay que agregar a esta lista incompleta de las fuerzas que conducen a la tormenta perfecta, la inmoralidad reinante en el país y especialmente en el gobierno Macri. Como síntoma de la peor degradación, tenemos el reportaje que le hizo "La Nación" a Pedro Robledo, Presidente de la Juventud del PRO y Subsecretario de Juventud de la Nación, a la salida de una reunión con Marcos Peña, Jefe de Gabinete. Robledo se ufana de ser homosexual y el diario tiene la desvergüenza de publicar la siguiente frase dentro del reportaje: "Dedicado de lleno a la función pública y a sus estudios de derecho, cuenta que por la política ya perdió dos novios. *Estoy más solo que un potus*, bromea, y, con las manos en posición de rezo, pide que un ranking publicado el mes pasado, que lo ubica entre los políticos *más lindos del mundo*, lo ayude *a conseguir algo*" , o sea, otro novio con el cual dedicarse a lo que hacen los homosexuales que conviven y que la decencia impide mencionar. Además se declaró partidario del aborto para que las mujeres pobres puedan abortar ("La Nación", 11/2/2017, pag. 25).

11) Y para colmo, el Papa, en vez de bregar con todo el clero para restaurar el amor a Dios y las buenas costumbres, contribuye con sus arengas cargadas de resentimiento social, a atizar los odios, allanar el camino de los malos y desalentar a los buenos

Esta es la convergencia siniestra de fuerzas, debilidades, factores e inmoralidades que concurren a crear la tormenta político-social perfecta, o sea, el caos social rumbo al comunismo, auge de la injusticia y de la inmoralidad.

Escribo esto a sabiendas de que a nadie le importará nada. Esa indiferencia equivale al otro suceso de la nave que naufragó en aquella tormenta perfecta del cine, o sea, al silencio de radio. No hay comunicación, no hay manera de alertar al que corre hacia el abismo para que reaccione y vuelva al puerto. Luego, en el abismo nos precipitaremos.

Cosme Beccar Varela    
        
e-mail: correo@labotellaalmar.com