Buenos Aires

16 de Agosto del año 2018 - 1572




LOS DUDOSOS “CUADERNOS” QUE MACRI QUIERE USAR COMO ESCUDO PROTECTOR



Algunos se quejan, con razón, de que la "política de Estado de los derechos humanos", como la definiera el gran prevaricador Lorenzetti, Presidente de la Corte Suprema, aplica una justicia tuerta, o sea, sólo persigue a quienes lucharon contra el terrorismo en los años 70 y no a los propios terroristas que hicieron necesaria esa lucha por sus actos criminales.

Lamentablemente, ahora que Macri ha dado "vía libre" a la acusación contra los ladrones del kirchnerismo, (después de casi tres años de beatífica convivencia con esos mismos ladrones a los que juró en su campaña política encarcelar),  desenterrando unos extraños "cuadernos" con la sospechosa colaboración del Sr. Cabot, cronista del panfleto macrista "La Nación", ahora que han "aparecido" esos cuadernos, digo, todos se han  olvidado que tres días antes de esa misteriosa labor de arqueología en los antros del kirchnerismo, había sido revelado otro descubrimiento y es el de las "contribuciones" monetarias a las campañas del macrismo de donantes falsificados.

Esta maniobra del macrismo obviamente debería ser investigada con la misma diligencia y publicidad que la otra porque si ocultaban los nombres de los verdaderos tras los de unos pobres desconocidos, cartoneros o villeros que ignoraban el uso que se hacía de sus nombres, es porque los verdaderos  "mecenas" del oficialismo actual eran los mismos empresarios o similares que los que daban plata a los Kirchner y, ciertamente, con la misma intención, es decir, la de conseguir favores del gobierno para hacer grandes negocios.

Pero no se está haciendo. Eso prueba que esta persecución a los ladrones del régimen anterior, no se llevará a cabo realmente para no exponerse a que se les exija lo mismo con respecto a los actuales ladrones. Luego, es probable que  terminará en nada o casi nada, por falta de pruebas o por la conocida prevaricación de los jueces kirchneristas que siguen siendo los mismos, y de esa manera se podrá justificar que tampoco se haga nada contra la deshonestidad del macrismo.

Es decir, un pacto de "maffiosos" realizado a la luz del día, y con tanta "luz" que encandila. La vista puede fallar por falta de luz o por un exceso de ella que enceguece.

Ya hay varios síntomas de que todo esto es una farsa.

1) Por ejemplo, la cantidad de "arrepentidos" que por el simple expediente de reconocer que le regalaron plata a los funcionarios de la era K y cometieron, por lo tanto,  el delito de cohecho penado por el art. 258 del Código Penal,  están lo más tranquilos en sus casas y empresas gozando de sus fortunas mal habidas. Es posible que esas fortunas sean en una gran medida fruto de los "cohechos" mediante los cuales estafaron a los posibles competidores quedándose con licitaciones y contratos jugosos sin que los otros supieran la causa, es decir, mediante engaños que deberían ser analizados a la luz del art. 173 del Código Penal.

Para no mencionar los ilícitos fiscales incluidos en la torva operación...

La figura del "arrepentido" no excluye la calificación de los delitos y tampoco la pena, aunque pueda ser disminuida en virtud de los datos que proveería el "penitente" en beneficio de una más efectiva investigación de la complicidad de otros o de  otros delitos. Lo que no es explicable es que haya "arrepentidos" que pertenecen al círculo más cercano a Macri que son tratados con tanta consideración y sus mentiras admitidas con tanta credulidad que más que arrepentidos parecen heroicos defensores de la Justicia, una especie de "caballeros andantes" dedicados a "desfacer entuertos".

2) Otro ejemplo. Todo este teatro persecutorio contra los kirchneristas -ladrones, peronistas, caraduras, con todos sus sinónimos y analogados - gira en torno a unos "cuadernos" que escribía el "remisero" que durante 10 años fue el encargado de llevar y traer bolsas, paquetes y cajas de dinero de un lado al otro revelando un conocimiento exacto no sólo de sus itinerarios sino de la cantidad de plata que contenían los envoltorios transportados y de las conversaciones que mantenían los ladrones entre sí en pisos altos de los edificios junto a los cuales estacionaba el chofer-cronista. ¿Cómo podía saber todo eso el tal Centeno (ese es su nombre) desde su asiento frente al volante de un auto sin abrir los paquetes y sin subir a los pisos?

3) Por otra parte,  los ladrones de que se trata son avezados profesionales en el lucrativo oficio de recibir cohechos. ¿Cómo no se daban cuenta que su "chofer de confianza" escribía con lujo de detalles todas sus andanzas y eso no una vez sino todos los días durante diez años? Y si se daban cuenta, porque no le exigían la entrega de esos cuadernos y si no lo hacía, matarlo y quitárselos, como también saben hacerlo esos ladrones? ¿Y por qué usaban a ese Centeno siempre siendo que según los diarios de hoy, los kirchneristas tenían unos 100 remiseros a disposición permanentemente?  En vista de eso, y de que por último, los "cuadernos" fueron quemados y sólo hay fotocopias, es posible que no sirvan como prueba contra los delincuentes.

4) ¿Es verosímil que Centeno le haya dado todos los cuadernos en una caja a un amigo suyo en vez de esconderlos él en alguna parte que él solo conociera, que ese amigo los recibió sin mirar lo que la caja contenía y sólo al cabo de unos años se le ocurrió leerlos y al hacerlo resolvió entregarlos a un Sr. Cabot, que no conocía? ¿No se daba cuenta ese amigo que con eso ponía en riesgo su vida y la de Centeno, suponiendo que todo fuera verdad? ¿Son esos dos ex-suboficiales de las FFSS unos héroes fenomenales que estaban dispuestos a enfrentar el enorme peligro de poner en la picota a una banda que ha demostrado no tener escrúpulos de ninguna clase? Me permito dudar. En este país envilecido ya no quedan héroes de esos quilates...

5) Dice Cabot -el recipiendario de los cuadernos-  que los recibió hace un año y que se dedicó todo ese tiempo a estudiarlos y corroborarlos, los fotocopió y los devolvió. ¿Es Cabot otro de esos héroes de leyenda? ¿La banda que asistió pacíficamente a la labor del amanuense Centeno no sólo no lo eliminó para recuperar su reveladora literatura sino que tampoco percibió ninguno de los movimientos que hizo Cabot en sus investigaciones de un año que les permitiera saber que se estaba armando una bomba para hacerlos volar por los aires? Creo que es imposible, dado que las "investigaciones" de Cabot tienen que haber removido el avispero más allá de todo intento de discreción.

6) Están en la picota no sólo los kirchneristas que, como peronistas que son, tienen una experiencia propia y heredada de 70 años en esos menesteres de latrocinio, sino también empresarios riquísimos y, por ende, informadísimos y deshonestísimos que entregaban sus sobornos prácticamente en sus oficinas sin precauciones de ninguna clase. ¿Tampoco ellos supieron nada de la existencia de los "cuadernos" y si lo sabían, no entendieron lo que podrían significarles? Y si lo supieron, ¿No hicieron nada para hacerlos desaparecer? ¿Son tan ingenuos como para creer ahora que por la simple vía de declararse "arrepentidos" van a "zafar" de este enredo, si es que la intención es llevarlo hasta el final?

7) Y los funcionarios judiciales, Stornelli y Bonadío, ambos en funciones durante todo el tiempo del kirchnerismo, responsables de muchos de los prevaricatos cometidos contra los secuestrados políticos que combatieron el terrorismo, y que nunca investigaron los robos de los funcionarios K durante el largo tiempo de 12 años, ¿qué garantía ofrecen de amor a la Justicia como para esperar que lleven esta danza hasta el final? Ninguna.

Luego, los macristas también están a salvo y, por ahora, con el halo santificante y prestigioso de esta "campaña" contra la corrupción. Con eso creen -y no les falta razón- que conseguirán que nunca se investigará la de ellos, que es igual, aunque con otros métodos, que la de sus predecesores.

Entretanto, los tiranizados habitantes de este país (al que habría que redenominarlo "Babia", porque es ahí donde vivimos) vamos perdiendo cada día un poco más de lo poco que nos queda de esperanzas, de libertades y de bienes. Porque como dicen los tontos, que apoyan a Macri a pesar de todo: "Si no es a Macri, ¿a quién vas a votar? ¡Es él o "la Cristina" o algún otro peronista!"  Y eso lo dicen porque no quieren, ni van a querer nunca, ponerse a trabajar para crear una alternativa política con gente de bien a la cabeza. Prefieren seguir sometidos a la "dirigencia"  de m....”  -así llamó Duhalde a la clase política que conoce por dentro- de la que Macri –que también es peronista- y su banda forman parte. De manera que todo irá de mal en peor...

Cosme Beccar Varela    
e-mail: correo@labotellaalmar.com