Buenos Aires

14 de marzo del año 2007 - 1889




¿EL PAÍS SE HIZO PERONISTA?, carta de Jorge Gomez Andrade y contestación

23/2/2007

Correo para "La botella al Mar"

Estimado Doctor:

A mi modo de ver el problema argentino radica esencialmente en que el país se hizo peronista. Hasta el 55 hubo grandes e importantes sectores de la Argentina profundamente antiperonistas, lo que se agravó con episodios como el de la UES, la quema de las Iglesias, de la bandera , del Jockey Club, etc.

En 1955 se combatió duramente y si Perón no afloja con su ambigua "renuncia" a favor de una Junta Militar, posiblemente el General Lonardi hubiera sido aniquilado por los poderosos cuerpos de Ejército que al mando de Iñiguez, Morelos, etc convergían sobre Córdoba para destruirlo.

Con el transcurso del tiempo la situación fué cambiando y pareciera que "todos" quienes hacen política fueran peronistas llegándose al extremo de tener que votar en una elección nacional por una virtual interna del partido.

Asi como en su momento MAX WEBER escribió "LA ÉTICA PROTESTANTE Y EL ESPÍRITU DEL CAPITALISMO" alguien debería escribir "LA ETICA PERONISTA Y LA SITUACIÖN ARGENTINA".

Como Ud., hace poco leí una exhaustiva biografía de CHURCHILL publicada por la Editorial del Ateneo y quedé tan o mas impresionado que Ud. asi que decidí avanzar y estoy terminando de leer la "HISTORIA DE INGLATERRA Y DE LOS PUEBLOS DE HABLA INGLESA" para entender cual era la idea de Inglaterra que impulsó a CHURCHILLL a actuar como lo hizo a lo largo de su vida.Ya estoy terminando el último de los 4 tomos y estoy admirado por decirlo de alguna manera.

No se construye varios imperios por casualidad ni se conserva una monarquía parlamentaria como la inglesa sin la increíble grandeza que en general caracterizó a las clases dirigentas inglesas. Cuando el General DE GAULLE explica su idea de "FRANCIA" en sus "Memorias de Guerra" conmueve al espíritu mas flemático y cuando el General Mitre llama a la Argentina "objeto constante de sus desvelos" produce una sensación similar.

Reciba mis felicitaciones, por su lucidez, su coraje, cultura y sentido de la Patria.

Muy atentamente.

Jorge Gómez Andrade


CONTESTACIÓN:

14/3/2007

Estimado Sr. Gomez Andrade:

Le pido mil disculpas en contestar su interesantísima carta.  A veces no doy abasto con las muchas tareas que exigen "La botella al mar", el trabajo de abogado y las cosas personales ineludibles. Cuento con su benevolencia.

Yo creo que el país no se hizo peronista sino que pasó a ser dominado por el peronismo, que es más o menos lo mismo en la medida en que el gobierno es la forma de la sociedad: si el gobierno y los factores de poder son peronistas o pro-peronistas (como de hecho ocurre) el país será peronista, por más que Ud. yo y miles de argentinos excecremos esa lacra nacional.

Para peor, si esos miles que no son peronistas, dejan de combaten al peronismo con la energía y el patriotismo que debieran,  se hacen peronistas por consentimiento. "Qui tacet, consentit". Cuando digo "callarse" (tacere) quiero decir el silencio público, porque en su casa podrán despotricar contra el peronismo -si es que lo hacen- pero eso no afecta en nada a los peronistas que se pasean como dueños por todos los sectores del poder.

La diferencia es que el peronismo domina pero no convence. Y eso es muy importante para el día en que aparezca algún grupo de  verdaderos dirigentes como los que describo en los artículos de "La botella al mar", porque tendrán seguidores que se sentirán liberados de su propia vergüenza.  

Me acuerdo de la Revolución del 55. Creo que las fuerzas que convergían sobre Córdoba, como Ud. dice, tenían capacidad suficiente para aplastar a Lonardi, pero avanzaban sin convicción y muy lentamente. Hasta que el 19/9/55 se pronunció el Gral. Julio Lagos en Cuyo y eso terminó de decidir la situación. En Buenos Aires hubo un general que, ametralladora en mano, impidió a Perón reasumir el mando después que había hecho el "show" de renunciar. Creo que era el General Señorans, pero no estoy seguro.  Y no me olvidaré nunca de la multitud inmensa -la más grande que ví en mi vida- que recibió y vitoreó a Lonardi cuando llegó desde Córdoba a Buenos Aires.

Si no hubiera sido por el golpe de Aramburu y Rojas, apoyados por los políticos de la Junta Consultiva, y si Lonardi hubiera tenido salud, creo que el peronismo hubiera acabado en el 56 por una verdadera reconciliación nacional, sin necesidad de fusilar a nadie. Tal vez no. En ese entonces yo veía las cosas con la ingenuidad de un chico de 17 años y tal vez me equivoque.

Lo que me dice sobre Inglaterra es tal cual así. Lo terrible es que esa grandeza la tiene una nación que apostató de su fe católica y su clase dirigente se hizo culpable de enormes crímenes. Nunca le faltó a esa clase, sin embargo, la capacidad de mando y la identificación con los intereses de su Patria y -¡créase o no!- una suerte extraordinaria que no tenían los pueblos católicos. Parecería que los pueblos católicos fueran grandes figuras de Job a quienes todo les sale mal y necesitan poner un doble de esfuerzo en todas las cosas para que les salgan bien. Si en vez de eso, los vemos dejarse dominar por seres inferiores y mal intencionados, dividirse internamente por egoísmos y mezquindades (como en la Argentina), la cosa no tiene arreglo.

El ejemplo más notorio y más triste de esto que digo es Irlanda, vecina de Inglaterra para su desdicha.  Los irlandeses son fuertes, son valientes, son sufridos, son buenos,  pero siempre fueron incapaces de unirse bajo un solo mando y por eso fueron derrotados cien veces por los ingleses que después los trataron con una crueldad infernal.

En fin, estimado amigo: no dejemos de luchar para que en la Argentina esa regla nefasta deje de cumplirse y algún día estemos todos unidos bajo verdaderos dirigentes que hagan a la Argentina feliz y grande.

Cordiales saludos

Cosme Beccar Varela  



  




e-mail: correo@labotellaalmar.com