Buenos Aires

28 de Noviembre del año 2000 - 44




INUNDACIONES:SOLUCION AL ALCANCE DE LA MANO



Las inundaciones que ocurren en el Noroeste de la Provincia de Buenos Aires, sur de Córdoba y Santa Fé no son causadas sólo por fenómenos climáticos inusuales sino también por ciertos trabajos públicos mal concebidos y descuidadamente realizados. Los caminos especialmemnte, los terraplenes construidos como soluciones parciales para unos pero no para otros, el mal cuidado de las cunetas, etc. pueden producir taponamientos en el curso de las aguas hacia sus cauces naturales. Y esto, en una pampa con desnivels mínimos, puede ser suficiente para provocar inundaciones.

Gran parte de la solución es liberar esos cursos, remover obstáculos, limpiar los cauces de los cursos de agua de llanura, como el río Salado de la Pcia. de Buenos Aires, etc.

Pero estas han sido causas secundarias. Hay una causa principal para estos desastres y es el efecto del río Quinto.

Existe un proyecto que puede resolver este problema fndamental y que, al parecer, es de poco costo en relación a las otras obras anunciadas por la Pcia. de Buenos Aires (hasta ahora no iniciadas, que se sepa). Está mencionado en una carta del Arquitecto Jorge Arguimbau publicada en el diario "Clarin" del 23/11/2000.

La idea me pareció excelente y capaz de producir un gran alivio en todas las zonas inundadas ya que. como digo, el río Quinto, que nace en las sierras de San Luis y luego continúa en forma subterránea por debajo (y ahora por encima) de toda la zona en cuestión, es una de las causas principales de los anegamientos.

La transcribo con un pedido al Ministerio de Obras Públicas -o a lo que quede de él- para que inicie cuanto antes los estudios correspondientes y las obras. Se trata de una obra federal que afecta a varias Provincias de manera que es incumbencia del gobierno nacional.

Se gasta tanta plata en cosas absurdas e inútiles, por ejemplo, en pagar $20.000 millones a los 10.000 políticos que soporta el país en diversos cargos, que si no se hace esta obra no será por falta de dinero, sino por la vieja y consabida causa: la desidia culpable de esos mismos políticos que ahora ocupan altos cargos ejecutivos nacionales.

El costo de esta obra, que parece ser extremadamente benéfica, es de apenas $40.000.000, o sea, 40 veces más barato que el "plan master" de la Provincia de Buenos Aires, que cuesta $1.600.000.000 y, además, no se inicia nunca. Tal vez en la Provincia estén esperando a "acomodar las cargas" para que puedan beneficiarse todos los beneméritos funcionarios, legisladores y empresas privadas que intervendrán en la operación.

He aquí la carta.

"La dramática situación que, una vez más, causan las inundaciones en la Provincia de Buenos Aires, con sus gravísimas secuelas de miles de personas damnificadas y pérdidas que hasta el momento ascienden a $70.000.000, obligan a buscar una solución de fondo.
"Durante años, en consulta con profesionales especializados, hemos realizado un estudio sobre el particular. Se trata de la construcción de un canal aliviador del río Quinto, en la provincia de San Luis, para desviar la masa de agua que hoy penetra en el suelo arenoso, llega hasta la impermeable tosca y por alli avanza hasta salir a flor de tierra en las depresiones que convierte en lagunas que fatalmente desbordan y causan devastadores anegamientos.
"Es necesario concentrar la atención en el ingreso constante desde San Luis del agua del río Quinto, que corre sin cesar hacia la gran depresión bonaerense. Y que a su paso, afecta también al sur de Córdoba y al noroeste de la Pampa. La consecuencia inevitable es la saturaciòn de las napas.
"Las inundaciones que azotan a la Provincia de Buenos Aires, en síntesis, son el resultado de no imnpedir el llenado.
"El proyecto plantea que en el desagüe que hoy existe en el embalse Las Carretas, sudeste de la ciudad de San Luis, se instale una compuerta computarizada que, según un programa, deje pasar el cauce natural del Quinto y vuelque el sobrante a un canal aliviador construido a lo largo de 80 kms. El sobrante será, entonces, absorbido por el cauce del río Salado, de la Provincia de La Pampa, hoy tan seco que podría cruzarse en bicicleta.
"El efecto que se obtendrá será la bajante continua de las napas de agua en la región inundada y la recuperación del sur de la Provincia de San Luis y del Oeste de La Pampa como zonas agrícolas y ganaderas.
"El costo total de este emprendimiento, incluyendo puentes carreteros y dos para el ferrocarril, asi como el uso de un helicóptero para definir la traza del canal y otros aspectos técnicos, sería de unos 40 millones de dólares. Arqu. Jorge Arguimbau."

Hablé con el Arquitecto, a quién felicité por esta carta, y me dió algunos datos que menciono en el comienzo de este artículo. Es un hombre serio, que sabe lo que dice. Es evidente que ha realizado un estudio profundo del asunto y está dispuesto a seguirlo promoviendo.

Según me dice, confía en que una ley apruebe la idea. En mi opinión -y se lo dije al Arquitecto- no es necesaria una ley y es frustrante aguardar la buena voluntad de los legisladores.

El Poder Ejecutivo nacional es responsable de la administración general del país y jefe supremo de la Nación (art. 99, inc. 1 t.1994). Con la autorización de las Provincias involucradas en la obra es suficiente para hacer el canal. Al parecer, éstas son sólo las de San Luis y La Pampa, ya que a las demás provincias no las toca y, en cambio, las beneficia.

Sólo es necesario que se incluya una partida de $40.000.000 para este fin en el presupuesto nacional. Hay ya una partida de $65.000.000 para obras contra las inundaciones en el proyecto del PE que se discute hoy en la Cámara. Los fondos, pues, estarían disponibles. Creo que podrían ser muy bien empleados en esta obra.

Además, el PE podría negociar con la Provincia de Buenos Aires, principal beneficiaria de la obra, una contribución deducida del gigantesco presupuesto de su "plan master". Casi podría hacerse con "el vuelto" de éste.

Vamos a ver si el PE sale de su letargo y de su hipnosis frente al FMI y mira un poco hacia el castigado interior del país para poner manos a esta obra.


Cosme Beccar Varela




e-mail: correo@labotellaalmar.com