Buenos Aires

14 de Octubre del año 2003 - 518




GESTOS, SEÑALES Y SIMBOLOS



Gestos, señales y símbolos. El "gobierno" de Kirchner se reduce a eso y nada más que a eso. Por ahora. El que no sepa o no quiera interpretar los gestos, las señales y los símbolos se quedará en la "anécdota" y no entenderá nada. Nada de nada. Es más cómodo ser optimista, porque no exige esfuerzo ni tomar decisiones y menos aún, riesgos. Pero el inconveniente de esa actitud es que de repente, los acontecimientos golpearán la puerta y la derrumbarán y lo que uno creía seguro desparecerá en un instante y uno se convertirá en un paria. Ayer nomás uno hacía planes para el fin de semana, pletórico de placeres. Súbitamente, descubrirá que no tiene nada y que no es nadie.

Kirchner ha dedicado los primeros 5 meses de su régimen a transmitir mensajes en código. No voy a enumerar esos gestos y símbolos para no repetir lo que he dicho muchas veces. No quiero cansar al lector innecesariamente. El último gesto es la visita de Bielsa a Cuba y la propuesta de hacer una quita del 75% a la deuda que el régimen de Castro tiene con nosotros. Y adosado a ese, el otro gesto que es el anuncio de la visita de Kirchner a Cuba en Febrero próximo.

No necesita ser un adivino para comprender que Kirchner quiere dar a entender que es solidario con la tiranía castrista, que es un simpatizante de su régimen, que considera bien presos a los 100.000 presos políticos que hay que Cuba, que está en contra de lo poco de bueno que le queda a la política exterior de los EEUU que es el embargo contra el régimen tiránico de Cuba y que su programa de gobierno es llevar a la Argentina a una tiranía marxista "aggiornata", pero tiranía marxista al fin.

Los pasos para llegar a esa tiranía ya están siendo dados decididamente. Por ahora no impide la publicación en Internet de este periódico porque sabe que lo reciben unos pocos miles de personas y que sólo un porcentaje pequeño lo lee y que de ese porcentaje, a su vez, una ínfima proporción indefinida simpatiza con estas ideas y el resto lo lee para saber qué digo (y de paso sacar algunas ideas), pero son enemigos.

Pero Kirchner da a entender, eso sí, que quienes no estén de acuerdo con su programa no pueden esperar sino contrariedades, o cosas peores, de su gobierno. Y eso basta para que la sensible epidermis de los cobardes (que son legión) tenga escalofriantes repeluces que les hacen retroceder como al demonio ante el agua bendita, cuando se trata de hacer algo concreto para impedir que el plan de Kirchner tenga éxito.

Cuando alguien comenta que no se ha tomado ninguna medida para restablecer el Estado de Derecho, condición básica para cualquier recuperación económica sino que, por el contrario, se han dado señales de lo contrario, por ejemplo, la consolidación del robo de los depósitos y el anuncio en Dubai, responden los cómplices, los burros y los cobardes: "Hay que darle tiempo".

Sí, lo que Kirchner quiere es tiempo para avanzar hasta que la fuerza con que cuente sea suficiente para aplastar cualquier resistencia. Pero ese tiempo le es necesario también para mandar señales convocando a la izquierda para el "halalí" final. (El "halalí" es la palabra francesa que designa el grito por el cual los cazadores anuncian que el animal en caza está a punto de perecer, acosado por los perros y los batidores).

Triste, tristísimo, porque el animal en caza somos nosotros, empezando por aquellos que son la vanguardia de la resistencia al asalto del enemigo contra la Patria tradicional.

Si algún burgués medroso y calculador leyera por casualidad estas líneas, sepa que tiene mi desprecio. Toda la suciedad, el desorden, la bajeza, la inmoralidad, la mentira, la brutalidad, la mano armada y el asalto están coaligados. Y junto con esos, que son la vanguardia del crimen, están ellos, los contemporizadores, los entregadores, los sofistas, los defraudadores y los cobardes, que son la vanguardia de la traición, como decía el Dr. Plinio Correa de Oliveira, gran intelectual católico contemporáneo.

Estamos perdiendo la Patria y lo que es increíble es que nadie se da cuenta. Vean, por ejemplo, a los nacionalistas, que se deleitan con cada palabra que sale de la pluma del Director de "Cabildo". Y creo que tienen razón por qué a mí también me deleita esa prosa elegante y enérgica que estigmatiza la canalla como merece ser estigmatizada. Pero viendo el asesinato de nuestra Patria ocurrir delante de sus ojos prefieren dejarla asesinar antes que unir fuerzas, coordinar tareas, aceptar jerarquías y perdonar supuestas ofensas. El mismo Director de "Cabildo", como habrán visto los lectores de "La botella al mar", descartó toda acción común al contestar una sincera carta de felicitación que le mandé con una grosería escrita con la triste presunción de ser original y despectivo (ver "Correo del Lector", del 17/9/2003).

Los "conservadores" y los liberales son tan esquemáticos (y están tan comprometidos con el "establishment") que no consiguen entender que los enemigos de la libertad están a la izquierda y que el fantasma de la "derecha" totalitaria está enterrado bajo las ruinas de la segunda guerra mundial. No entienden qué es la izquierda y están tan confundidos por sus compromisos políticos que basta una pequeña señal engañosa de la izquierda -a la que temen y admiran- para que crean en su "conversión" y se alíen con ella pasándose a las filas enemigas. En realidad, puestos a elegir, prefieren un marxista a un católico tradicionalista a pesar de que les consta que el primero es enemigo de la libertad y el segundo es un verdadero defensor de ella.

Durante esta embozada tragedia la Argentina va cayendo en una tiranía de izquierda en medio de la roña, la mentira, la pobreza y el robo. Yo acuso a todos los mayores de edad, de ambos sexos de ser culpables de esta caída por acción u omisión. Tómelo como quiera.


Cosme Beccar Varela



e-mail: correo@labotellaalmar.com